#AquíNoOlvidamos Pronunciamiento censurado en la marcha del orgullo de Ciudad de México

Bloque feminista y de la disidencia sexogenérica

#AquíNoOlvidamos

19511079_10155035630313791_3127109401158842030_n

Su orgullo no nos representa, su alianza con el poder nos causa asco. Con el poder político de los partidos y el gobierno, con el poder económico de las corporaciones y marcas. Para ustedes sólo somos un botín, un nicho de mercado, moneda de cambio en sus maniobras por el poder. Pero no olvidamos que somos más que eso.
No olvidamos nuestras historias y nuestras corporalidades en pie de lucha. Recordar es traer del pasado para significar el presente, por eso venimos de atrás de la marcha hacia el frente. Recordamos que existen las identidades no binarias, las personas intersexuales, las personas trans, las lesbianas, las personas asexuales, bisexuales y pansexuales, las corporalidades diferentes, diversas y disidentes. No olvidamos las identidades étnicas de la diversidad sexogenérica, ni la diversidad funcional.

 
Nuestras luchas cotidianas las llevamos escritas en el cuerpo y en las calles. Nuestras afectividades, la expresión de nuestras identidades, nuestra rabia, nuestra dignidad, existen fuera de su moral, su reconocimiento o aprobación. Son las armas con las que construimos nuevas formas de relacionarnos, de vivirnos, de reconocernos, de leer el mundo y transformarlo, de existir en él con nuestra libertad y alegría más allá del rol que quieren que ocupemos. Celebramos nuestras luchas, nuestras identidades, nuestras corporalidades.

 

19429913_10155310399093950_9093691693602271150_n.jpg

 
No olvidamos la violencia que atraviesa nuestro pasado y echa raíces en nuestro presente. Que las proclamas gubernamentales, las declaraciones de políticos y personajes de la farándula son palabras que se pierden en el aire y que no se corresponden con la realidad. Recordamos los transfeminicidios y lesbofeminicidios, las violaciones correctivas, la violencia del estado y la impunidad que lo sostiene. No olvidamos la precariedad laboral, educativa y de acceso a la salud. No olvidamos los crímenes de odio y las clínicas para “curarnos”. No olvidamos el machismo y heteronorma internalizados, ni sus otras expresiones: la cisnorma y homonorma. La mercantilización de los afectos, la cultura de la violación, la gentrificación de nuestros espacios y modos de vida. No olvidamos la apropiación de nuestras identidades y la cooptación de nuestros movimientos por partidos políticos y marcas comerciales.
Aquí estamos. Recordamos y resistimos. Seguimos en pie de lucha.

Bloque feminista y de la disidencia sexogenérica

19260499_492201664444279_3053596238089641827_n

Anuncios